Para los que les gusta disfrutar sin llamar tanto la atención

Tiempo de lectura: 3 minutos

Redacción

Un deportivo de altas prestaciones que no hace alarde de su potencial y prefiere ser discreto: así es el nuevo Porsche 911 GT3 con paquete Touring.

La séptima generación del potente GT, que ahora entrega 510 CV de potencia, ya está disponible con el paquete de equipamiento que tanto interés generó en su predecesor.

Este 911 GT3 de enfoque purista sólo pesa 1418 kilogramos y tiene de serie una caja de cambios manual GT de seis marchas.

Por primera vez, el paquete Touring también puede ser combinado con la transmisión automática de doble embrague PDK de 7 marchas, sin costo adicional.

La diferencia más evidente en el exterior de este deportivo es la ausencia del alerón fijo trasero del 911 GT3.

No obstante, la carga aerodinámica necesaria a velocidades altas está garantizada por un alerón que se despliega automáticamente.

Este elemento aporta una mayor discreción, como también lo hacen las molduras de color plateado hechas de aluminio anodizado de alto brillo, que están presentes en los marcos de las ventanillas y les dan un aire distintivo a los lados del vehículo.

 

 

El frontal está pintado totalmente en el color de la carrocería y el interior, tapizado con cuero negro, es particularmente elegante y ofrece una configuración exclusiva para el GT3 con paquete Touring.

El tablero y la parte superior de los paneles interiores de las puertas presentan un relieve en la superficie.

La denominación ‘Touring’ se remonta a una variante de equipamiento del 911 Carrera RS de 1973.

Ya en aquel momento, la atención fue centrada en el diseño purista del 911 y en los elementos clásicos para el habitáculo. Porsche rescató esta idea en 2017 y volvió a ofrecer una versión Touring en el 911 GT3 de la generación anterior a la actual (991).

 

 

Experiencia en competición: el Porsche 911 GT3
Con la séptima edición de este automóvil deportivo de altas prestaciones, Porsche transfirió tecnología del automovilismo deportivo a un modelo de producción en serie de manera más sistemática que nunca: por ejemplo la suspensión delantera independiente de doble horquilla y el impactante difusor trasero provienen del exitoso 911 RSR GT.

El motor bóxer de seis cilindros, con 3996 c.c. y 510 CV (375 kW), deriva del que utiliza el 911 GT3 R, ampliamente probado en carreras de resistencia.

A pesar de la carrocería ensanchada, del mayor tamaño de las ruedas y de la tecnología adicional, el nuevo GT3 marca en la báscula las mismas cifras de su predecesor.

Pesa 1418 kg con la caja de cambios manual y 1435 kg con la transmisión PDK. El capó de plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP), las ventanillas de cristal ligero, las llantas de aleación forjada o el liviano escape deportivo ayudan a contener el peso total.

 

 

La genética de competición está presente en prácticamente todos los detalles del nuevo 911 GT3.

Por primera vez, el conductor dispone de una vista de la instrumentación para circuito. Con solo pulsar un botón, las pantallas digitales situadas a la izquierda y a la derecha del cuentarrevoluciones central reducen su información a lo esencial: presión de los neumáticos y del aceite, temperatura del aceite y del refrigerante y nivel de combustible.

Para ello, el 911 GT3 cuenta con un interruptor de acceso rápido en el volante que facilita el cambio entre los modos Normal, Sport y Track. Estos modos son personalizables.

 

Deja una respuesta