Crisis mundial de chips determina ritmo de recuperación económica

Tiempo de lectura: 2 minutos

La crisis por escasez de chips ha sido factor determinante para el ritmo de la recuperación económica tras la pandemia.

Con el rápido avance del Internet de las Cosas y los dispositivos conectados, la necesidad de chips se incrementó y se ha universalizado en la mayoría de las industrias.

La falta de chips para cubrir la creciente demanda afectó la producción en diversas partes del mundo y por ende el ritmo de la recuperación.

Esta escasez comenzó cuando los consumidores aumentaron la demanda de ordenadores personales y otros aparatos electrónicos durante el periodo de confinamiento.

A raíz de la forzosa digitalización tras la pandemia por Covid-19, el mercado de chips vive una situación sin precedentes. Necesidad de nuevos servidores con mayor capacidad de información y cantidad de equipos para adaptarse al teletrabajo, explica algunas dificultades de los fabricantes para suministrar chips al ritmo que tenían planeado.

Lo anterior, al mismo tiempo en que se paralizó la producción de automóviles alrededor del mundo y por ende alteró el ritmo de recuperación económica en el mundo. Ahora, tanto electrodomésticos, teléfonos móviles y vehículos utilizan chips sin poder equipararse al ritmo de la oferta de estos.

Primeras señales de este cambio en el mercado de chips se dieron a finales de 2020 cuando Apple anuncio problemas e la producción del siguiente modelo iPhone. Los problemas de producción estaban ligados a las dificultades de proveerse de chips suficientes.

En la misma tónica, fabricantes de automóviles como Seat, empezaron a alertar en diciembre 2020 sobre importantes cuellos de botella en sus plantas, como consecuencia de la escasez de semiconductores.

No obstante, después del primer trimestre de 2021, la parálisis de la producción ya no afecta solamente al próximo iPhone 12, sino que está retrasando la fabricación de otros modelos de Apple como ordenadores portátiles y tabletas, según informes de la compañía del pasado 9 de abril 2021.

Asimismo, problemas en la cadena de producción automotriz se han extendido a marcas como Fiat, Volkswagen, Ford, Honda y Renault, entre otros, que ya han anunciado planes de restructuración en sus plantas.

Ante la escasez en la oferta de chips, es posible que la situación derive en una escalada general de precios y afecte también por esta vía, la recuperación económica mundial.

Lo anterior ya se empieza a observar en el aumento en los precios de algunos modelos de móviles y ordenadores dada la alta demanda de estos componentes y la parálisis en la producción por la crisis mundial de chips.

NotiPress

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *